martes, 14 de junio de 2016

Algunos aspectos reglamentarios que hay que saber

Por estos días es noticia lo sucedido en una partida de blitz entre Hikaru Nakamura y Veselin Topalov, debido a que Topalov realizó una jugada ilegal al coronar, y con ello perdió la partida (ver aquí).

Casualmente, quien escribe este blog hace pocos días arbitraba un torneo y en una partida se produjo la misma situación.

Surgió así la idea de publicar esta entrada, explicando algunos temas reglamentarios que no todos conocen.

Antes que nada hay que decir que las competencias de ajedrez se rigen por las Leyes del Ajedrez de la FIDE (ver aquí), y que el rol del árbitro es velar por que se cumplan estrictamente las Leyes del Ajedrez (artículo 12.1).

El artículo 12.1 es muy claro y su enunciado no deja ninguna duda, sin embargo hay jugadores que suponen que si se produce una ilegalidad y el rival no reclama, el árbitro no tiene que intervenir. Del artículo 12.1 surge con absoluta claridad que el árbitro tiene la obligación de intervenir cada vez que detecte alguna situación que contravenga las Leyes del Ajedrez, por ejemplo para sancionar una jugada ilegal o señalar una caída de bandera.


Consecuencias de las jugadas ilegales

Un jugador ha realizado una jugada ilegal, cuando ha completado un movimiento ilegal. Un movimiento se ha completado después que el jugador mueve la pieza y presiona el reloj.

En partidas de ajedrez clásico, cuando un jugador realice su primera jugada ilegal, el árbitro otorgará dos minutos extra a su rival (artículo 7.5 b). Además aplicará todo lo que establecen las leyes del ajedrez respecto a las piezas tocadas.

Si un jugador realiza dos jugadas ilegales, el árbitro declarará que el infractor ha perdido la partida. Si la posición es tal, que el rival del infractor no puede dar jaque mate con cualquier serie posible de movimientos legales, la partida es tablas (artículo 7.5 b).

En partidas rápidas y blitz, si un jugador realiza una jugada ilegal y el árbitro lo ve, declarará que el infractor ha perdido la partida, siempre que su rival no haya realizado su siguiente movimiento. Lo mismo sucede si el rival del infractor reclama antes de efectuar su próximo movimiento. Si la posición es tal, que el rival del infractor no puede dar jaque mate con cualquier serie posible de movimientos legales, la partida es tablas (Apéndice A. Partidas rápidas, A.4 b).

Otra diferencia que tiene el ajedrez clásico respeto al rápido y blitz, es que si  en el curso de una partida de ajedrez clásico se comprueba que se ha completado un movimiento ilegal, se restablecerá la posición inmediata anterior a producirse la irregularidad. Si no puede determinarse la posición inmediata anterior a producirse la irregularidad, la partida continuará a partir de la última posición identificable previa a la irregularidad (artículo 7.5 a). En cambio, en ajedrez rápido y blitz, si el oponente no reclama y el árbitro no interviene, el movimiento ilegal permanecerá y la partida continuará. En partidas rápidas y blitz, una vez que el oponente ha hecho su siguiente movimiento, un movimiento ilegal anterior no se puede corregir, a menos que haya mutuo acuerdo entre los jugadores sin la intervención del árbitro (Apéndice A. Partidas rápidas, A.4 b).

(El reglamento establece  que las partidas de ajedrez rápido y blitz se regirán por las reglas de competición utilizadas en ajedrez clásico, si se dan determinadas condiciones de supervisión arbitral. Tales condiciones no se han dado en la práctica en nuestro país, por lo cual se omiten los detalles. Quienes lo deseen, encontrarán esta información el los Apéndices A y B del reglamento).


La coronación

No es necesario colocar el peón en la casilla de promoción. (artículo 4.6).

Quitar el peón del tablero y colocar la nueva pieza en la casilla de promoción puede realizarse en cualquier orden. (artículo 4.6).

Si un jugador coloca un peón en la octava fila y presiona el reloj sin haber sustituido el peón por una pieza, el movimiento es ilegal. En este caso el peón debe ser sustituido por una dama del mismo color del peón. (art. 7.5 a).

Esto último fue lo que le sucedió a Topalov (ver video), al presionar el reloj sin haber sustituido el peón, realizó una jugada ilegal, el rítmo de juego era blitz, por lo tanto perdió inmediatamente.


La torre invertida

En partidas informales se ve con frecuencia algún jugador que al proceder a coronar un peón, anuncia que lo sustituirá por una dama y acto seguido reemplaza el peón por una torre invertida (esta situación se da generalmente cuando la dama todavía continúa sobre el tablero).

En el ajedrez de competición esta posibilidad no existe, las leyes del ajedrez no habilitan a utilizar una torre como dama, por lo tanto una torre es una torre independientemente de la posición en que sea colocada en el tablero.

Colocar sobre el tablero una torre invertida no constituye una jugada ilegal, si el árbitro lo observa seguramente hará una advertencia al jugador diciéndole que coloque la torre debidamente. Pero esta situación, si bien no es ilegal, es perjudicial para quien realizó la maniobra, ya que el jugador creía tener una dama y de repente se entera que en lugar de dama tiene una torre.

Más perjudicial aún será colocar una torre invertida en el tablero y luego realizar con ella cualquier movimiento que no sea propio de una torre, en este caso el jugador habrá realizado una jugada ilegal, y si el árbitro lo observa o el rival reclama, el árbitro determinará que la jugada fue ilegal y aplicará la sanción que corresponda.

El modo correcto de proceder cuando un jugador va a coronar y no tiene a su disposición la pieza que desea utilizar para sustituir al peón, consiste en detener el reloj y solicitar la asistencia del árbitro para que éste le provea la pieza necesaria (artículo 6.12 b).


Detener el reloj

Un jugador puede detener el reloj de ajedrez sólo para solicitar la asistencia del árbitro (artículo 6.12 b).

Si un jugador detiene el reloj de ajedrez para solicitar la asistencia del árbitro, éste determinará si el jugador tenía una razón válida para hacerlo. Si resulta obvio que el jugador no tenía una razón válida para detener el reloj, el árbitro le impondrá una sanción (artículo 6.12 d).

El árbitro decidirá cuándo se va a reanudar la partida (artículo 6.12 c).


Procedimiento para reclamar tablas

El procedimiento para reclamar tablas por triple repetición de movimientos o por 50 movidas sin captura ni movida de peón debe ser realizado correctamente, de lo contrario el árbitro desestimará el reclamo (artículos 9.2  a  9.7.

Tiene derecho a reclamar tablas únicamente el jugador que está en juego (el que le toque mover).

El reclamante puede detener el reloj para solicitar la presencia del árbitro y efectuar el reclamo.

Hay dos procedimientos diferentes, y utilizar uno u otro depende de si la posición de tablas ya se encuentra presente en el tablero o va a producirse con el movimiento que el jugador pretende realizar.

Si el último movimiento del rival produjo la posición por la cual se reclama tablas, sencillamente hay que reclamar las tablas al árbitro sin haber realizado  movimiento alguno ni haber tocado ninguna pieza (si el jugador mueve o toca pieza, pierde el derecho a reclamar en ese movimiento).

Si el jugador va a hacer una movida que configura la posición de tablas, no debe realizar la jugada. El procedimiento consiste en anotar el movimiento en la planilla y declarar al árbitro la intención de realizarlo. (Si el reclamo fuera improcedente, el jugador estará obligado a realizar el movimiento anotado).

La posición que configura la situación de tablas, debe estar presente sobre el tablero en el momento que al reclamante le toca jugar, o dicha posición va a producirse con la jugada que ha anotado en la planilla y tiene intención de jugar; en cualquier otro caso el árbitro desestimará el reclamo. Es importante tener esto bien claro, ya que de lo contrario podría suceder que se desaproveche la oportunidad de conseguir las tablas si no se reclama correctamente y el rival en su siguiente movimiento realiza una jugada con la cual la posición de tablas ya no esté presente sobre el tablero.

Para reclamar tablas por triple repetición, no es necesario que las tres posiciones iguales se den en jugadas consecutivas.

Si la reclamación es correcta, el árbitro determinará que la partida es tablas. Si la reclamación es incorrecta, el árbitro añadirá dos minutos al tiempo de reflexión restante de su adversario (un minuto si el ritmo es blitz), y la partida continuará.


Sanciones

El árbitro puede aplicar una o más de las siguientes sanciones (artículo 12.9):

a.   Una advertencia.

b.   Aumentar el tiempo restante que disponga el adversario.

c.   Reducir el tiempo restante que disponga el infractor.

d.   Aumentar la puntuación obtenida en la partida por el adversario, hasta el máximo posible para
      dicha partida.

e.   Reducir la puntuación obtenida en la partida al infractor.

f.   Declarar la partida perdida al infractor (el árbitro también decidirá la puntuación del adversario) .

g.   Una multa anunciada con antelación.

h.   La expulsión de la competición.

10 comentarios:

  1. Muy bueno Alfonso!!

    una duda: los 50 movimientos para las tablas en blitz? no hay forma de controlarlos al no anotar la partida? no se puede reclamar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Líber.
      Muy buena tu pregunta. Te voy a dar ahora mi opinión al respecto, pero a la brevedad consultaré a alguno de nuestros árbitros internacionales por si mi punto de vista no fuera el correcto, y en ese caso ampliaré esta respuesta.
      A mi modo de ver, la posibilidad de reclamar tablas por 50 movimientos sin captura ni movida de peón, está estipulado en las leyes del ajedrez formando parte de un conjunto de normas que se denomina "Reglas de Competición". Las leyes del ajedrez establecen que para que se apliquen las reglas de competición en una partida de blitz, tiene que haber un árbitro o un asistente para controlar cada partida. En los casos en que no existe tal supervisión, no se aplican las reglas de competición, por lo tanto el árbitro debería desestimar el reclamo.

      Eliminar
    2. Realicé una consulta a un árbitro internacional, y veo que la situación que planteaste tiene bastante complejidad.
      El árbitro consultado opina que se puede reclamar las tablas que planteás, ya que el apéndice del reglamento que regula las partidas de blitz no menciona ninguna restricción sobre este tema puntual. De todos modos, me comentó que cree recordar que otro árbitro internacional habría manifestado que no hay posibilidad de realizar ese reclamo. En cualquier caso, el problema es poder demostrar que hubo 50 jugadas sin captura ni movida de peón, por lo tanto supongo que en la práctica va a ser muy difícil que el reclamo prospere.

      Eliminar
    3. Una vez consultamos a un AI sobre este tema y planteaba una "solución" muy razonable, que ante una partida donde se da esta situación el juez se podría poner a contar las jugadas hasta llegar a las 50 y ahí declarar tablas. Esto es para que una partida no se eternice (como podría pasar si es con incremento) o para que se no se de esas situaciones absurdas donde un jugador realiza 400 jugadas hasta que se le termine el tiempo al otro. Generalmente cuando se da esta situación es en la partida última en terminar, por lo que el juez puede dedicarse a esa partida exclusivamente en el final.

      Eliminar
    4. Sí, parece muy razonable esa posibilidad.
      Una precisión, yo creo que en ese caso debería contar 75 jugadas para decretar las tablas. Podría decretarlas luego de 50 jugadas, si alguno de los jugadores lo reclama.

      Eliminar
  2. Una pregunta si se acusa a un jugador de tocar una pieza y el otro jugador argumenta que no la toco, se acude al arbitro y que hace en ese caso el arbitro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada te comento que el árbitro siempre tiene el derecho de decidir lo que según su criterio entienda que corresponde, y ambos jugadores tienen la obligación de acatar la decisión del árbitro. Si un jugador entiende que la decisión del árbitro no fue justa, tiene el derecho de apelar ante el Tribunal de Apelaciónes.

      En el caso que planteás, el árbitro valiéndose de todos los elementos que tenga a su alcance, intentará discernir quien tiene razón y tomará una decisión. A modo de ejemplo, el árbitro podría recabar la opinión de posibles testigos, si la Organización del Torneo estuviera grabando un video, podría solicitar verlo, etc.

      Si no existe ningún elemento que permita probar quien tiene razón, y los jugadores se mantienen cada uno en su postura, el árbitro seguramente decidirá que la partida continúe como si la pieza no hubiera sido tocada, debido a que no se puede probar que al reclamante le asiste la razón.

      Eliminar