viernes, 31 de enero de 2014

Ajedrez y Pedagogía

¿Para qué enseñar ajedrez en la escuela?

Javier Caramia y Alejandro Moretti, en su obra Didáctica del Ajedrez Escolar dicen al respecto: “Es opinión unánime que el objetivo no ha de ser difundir el ajedrez entre los niños para favorecer, de manera precoz, la aparición de campeones. Si es cierto que esto último tampoco sería para nada desagradable, la mira está puesta en el valor formativo del juego-deporte, en la posibilidad de ofrecer a los alumnos una forma amena de ejercitar su capacidad de razonamiento y cálculo” (Caramia y Moretti, 2009, página 11).

Sin perjuicio de lo expresado por Caramia y Moretti, se puede pensar en el ajedrez dentro del aula, como una herramienta para trabajar en el marco de la concepción constructivista del aprendizaje.

La concepción constructivista del aprendizaje rescata y defiende que el sujeto es un “constructor” activo de sus estructuras de conocimiento (Rosas y Sebastián, 2008, páginas 8 y 9).

Jean Piaget y Lev Vygotski, quienes son reconocidos como dos de las figuras más influyentes en el ámbito de la psicología y la pedagogía modernas, atribuyeron un papel activo al sujeto en la construcción de su propio conocimiento.

Ricardo Rosas y Christian Sebastián, en su obra “Piaget, Vigotski y Maturana. Constructivismo a tres voces”, dicen que para Piaget, el sujeto construye su conocimiento mediante el principio de “equilibración”, llegando a “esquemas y estructuras generales del conocimiento a partir de esquemas y estructuras preexistentes”; para Vygotski, el sujeto construye funciones psicológicas superiores mediante el concepto de “internalización”, que “implica una transformación de significado externo en interno, por parte de una estructura semiótica que a su vez se transforma en este proceso”, “el niño parte internalizando significados externos para finalizar construyendo sentido interno” (Rosas y Sebastián, 2008, páginas 84 a 87).

Vygotski introdujo el concepto de “Zona de Desarrollo Próximo”, que “no es otra cosa que la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz” (Vygotski, 1979, página 133).

Ricardo Baquero, refiriéndose a la “Zona de Desarrollo Próximo”, luego de mencionar la definición precedente, agrega: “La idea central, no debería olvidarse, se completa con otras cláusulas que indican: 1-Lo que hoy se realiza con la asistencia o con el auxilio de una persona más experta en el dominio en juego, en un futuro se realizará con autonomía sin necesidad de tal asistencia. 2-Tal autonomía en el desempeño se obtiene, algo paradójicamente, como producto de la asistencia o auxilio, lo que conforma una relación dinámica entre aprendizaje y desarrollo” (Baquero, 1996, páginas 137 y 138).

Los dos parágrafos anteriores, ponen de manifiesto la importancia del rol del docente y lo beneficioso que pueden resultar los trabajos grupales o en equipos (donde los alumnos interactúan y sociabilizan entre ellos), para el aprendizaje y por tanto para el desarrollo del niño.

Al ser el ajedrez un juego en el cual los niños podrán participar activamente (jugando entre ellos, resolviendo ejercicios, buscando soluciones a posiciones puntuales, trabajando en grupo donde las ideas de cada uno irán complementando o modificando las ideas que hayan propuesto los otros), puede afirmarse que es una buena herramienta para llevar adelante la clase con una concepción constructivista.

Referencias:

BAQUERO, Ricardo. Vigotsky y el aprendizaje escolar. Buenos Aires: Aique. 1996. 255p.

CARAMIA, Javier; MORETTI, Alejandro. Didáctica del Ajedrez Escolar. Buenos Aires: Alvarez Castillo, 2009. 128p.

ROSAS, Ricardo; SEBASTIÁN, Christian. Piaget, Vigotski y Maturana. Constructivismo a tres voces. Buenos Aires: Aique, 2008. 120p.

VYGOTSKI, Lev. (1979) El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. 1ra. Edición, 3ra. Reimpresión. Barcelona: Crítica. 2006. 226p.

Foto: http://www.fideamerica.com/index.php/uruguay/5048-el-presidente-de-la-fide-en-uruguay


El texto que antecede, al cual se le han realizado pequeños ajustes para exponerlo en el blog, es parte de la "Fundamentación Teórica" de un trabajo presentado como uno de los requisitos de aprobación del "Curso de Formación en Didáctica del Ajedrez", realizado en el Instituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores "Juan E. Pivel Devoto" (IPES) en el año 2012.

Se puede descargar el trabajo completo haciendo click aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario