lunes, 5 de agosto de 2013

El Principio de Armonía

En la segunda parte de su clase de ajedrez on-line "El retorno a los clásicos", el Profesor Julio González Cabillón desmenuzaba una partida jugada en Viena en 1914, en consulta (una modalidad bastante utilizada en esa época), en la cual las blancas fueron conducidas por los maestros vieneses Faehndrich y Kaufmann, y las negras por Capablanca posiblemente asistido por Reti.

Analizando la posición que se ve en el diagrama de la imagen, González Cabillón hablaba de lo delicado de la misma, argumentando que la posición de las negras es preferible, pero deben estar muy atentas ya que al mínimo descuido la partida podría tornarse favorable a las blancas.

Quien escribe esta nota, presenciaba la clase y sabía que esta partida la habían ganado las negras; pero viendo la posición, comentó en el chat que la estructura de peones de las negras está destruida.

El conductor de la clase inmediatamente respondió que "sin duda que la estructura de las negras no está buena, pero es curioso como esa estructura que realmente no está buena coordina muy bien con las piezas, en este caso con el alfil, y después vamos a ver que también con las torres del negro, en lo que se llama el Principio de Armonía"

Explicó que se trata de un Principio que no es muy fácil de encontrar, no se le conoce mucho acá, y además muchas veces es mal interpretado debido a que la gente cree que se refiere a como se llevan las piezas entre sí, y no es exactamente así, sino que el Principio de Armonía de lo que habla es de cuál es la armonía de las piezas con los peones propios, apuntando a la armonía entre las piezas de un bando y su estructura.

Agregó que Capablanca se podría considerar como uno de los pioneros del Principio de Armonía y que el tema se puede encontrar en un libro del GM Alexei Suetin, titulado "Manual para jugadores avanzados".

A continuación se incluye un video del fragmento de la clase donde el Profesor se refirió a este tema.



Se puede ver la clase completa haciendo click aquí.

En su libro "Manual para jugadores avanzados" (2003, Madrid, Editorial Fundamentos), Suetin menciona que ya a finales del siglo XVIII Philidor se había ocupado de la coordinación entre piezas y peones (página 98).

Agrega que en los libros de Lasker "Sentido común en ajedrez" y "Manual de ajedrez" aparecen indicios metodológicos del Principio de Armonía (obra citada, página 99).

También dice Suetin, que Capablanca contribuyó al desarrollo de este principio en sus obras "Fundamentos del Ajedrez" y "Lecciones elementales de ajedrez". Afirma que para Capablanca la coordinación dinámica de las piezas constituye el fundamento esencial y a la vez más complejo del juego (obra citada, página 100).

Menciona que "el Principio de Armonía tiene una larga historia que refleja todo el desarrollo de la estrategia ajedrecística" y destaca el papel fundamental de la Escuela Soviética de Ajedrez (obra citada, página 105).

Concluye en que "la teoría moderna reconoce la importancia autónoma de la coordinación armónica de las fuerzas" (obra citada, página 105).

El libro de Suetin "Manual para jugadores avanzados" se puede leer en el siguiente enlace:

http://books.google.com.uy/books?id=m9rcgwf7_qwC&pg=PA100&lpg=PA100&dq=ajedrez+%22principio+de+armon%C3%ADa%22&source=bl&ots=PktI4qdIHq&sig=gfq5yPiGrkmseOHtn24w3cMQdHE&hl=es&sa=X&ei=tTn_UbWNA9K34AP7rYCIAQ&ved=0CDEQ6AEwAQ#v=onepage&q=ajedrez%20%22principio%20de%20armon%C3%ADa%22&f=false

2 comentarios:

  1. Alfonso,

    Valiosa y disfrutable nota que surge de un comentario tangencial dentro de la partida. Gracias por recoger y destacar este principio aquí!

    Felicitaciones por el blog, que llevas adelante con gran profesionalismo!

    Saludos cordiales,

    Julio González Cabillón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu generoso comentario.
      En mi opinión, corresponde agradecerte a ti por la excelente clase que nos brindaste y felicitarte por tus conocimientos ajedrecísticos y la capacidad que tienes para trasmitirlos, lo cual te permitió argumentar de manera tan contundente en respuesta a un comentario inesperado.

      Eliminar